Casi tres mil de los más de 20.000 voluntarios argentinos inscriptos para la prueba de la la vacuna BNT162b2 desarrollada por Pfizer y BioNTech ya recibieron una dosis que fue “muy bien tolerada por todos los participantes”se informó oficialmente.

Desde el grupo de investigación explicaron que solo se “reportaron síntomas leves como fiebre y dolores locales en la zona de aplicación”, coincidentes con “los relevados en Estados Unidos y Alemania, donde también se realizó el testeo de eficacia”.

“Estamos trabajando día y noche en preservar los más altos estándares de profesionalidad para el cuidado de la salud y la privacidad de los más de 4.500 convocados al testeo”, dijo Fernando Polack, investigador principal del estudio.

Para la evaluación de los pacientes se utiliza un sistema electrónico de monitoreo, operado por los voluntarios por medio de una App, que es atendido por un equipo médico de vigilancia.

Si todo sale como está previsto, el enrolamiento de los 4.500 pacientes contemplados en el ensayo clínico terminará entre los últimos días de agosto y los primeros de septiembre.

Para llevar adelante este programa, más de 700 personas trabajan en la atención médica, las consultas diarias y los traslados de los voluntarios desde el domicilio hasta el Hospital Militar Central y viceversa.